lunes, 29 de diciembre de 2014

Realizamos la V Subida al Castillo de la Vall, pese a las inclemencias del tiempo.

 En una mañana gélida, iniciamos la V Subida al Castillo de Uxó para conmemorar un hecho histórico que ocurrió hace 76 en éstas ubicación, la última batalla del frente de Levante, la toma del Castillo de Uxó, en nuestra pasada pero presente "Guerra Civil española"


Aún pudimos encontrar restos de lo que fue una encarnizada batalla. de la toma del castillo de la Vall 


Una mañana para recordar, por el tiempo que tuvimos y por la importante y bien documentada charla que nos ofreció una vez más Carlos Mallench.
Queréis leer el artículo que nos comentó de la revista ORLEYL, entrar en:
http://muntanyesdelaguerra.blogspot.com.es/2014/12/toma-del-castillo-de-la-vall-version.html












Artículo publicado en el Levante CS 29.12.14


GALERÍA FOTOGRÁFICA DE LA SUBIDA AL CASTILLO.

Toma del Castillo de la Vall versión del bando franquista "Revista ORLEYL", según Carlos Mallench.

 Artículo escrito por Silvia González y Altair Diéz, con el título "El último héroe del Batallón de los "Campesinos del Tietar", Elio González, mi abuelo" tenemos un magnífico artículo que nos narra aquellos hechos, que ha sido publicado en el blog:


 
En el citado artículo transcribimos un párrafo del mismo en el que insertamos el enlace que Carlos Mallench nos citó en su conferencia en el Castillo, en donde podemos leer lo siguiente:
"El historiador Carlos Mallench del grupo Les Muntanyes de la guerra ya había contado en "La toma del Castillo de la Vall d´Uixó durante la Guerra Civil" Revista ORLEYL Año 2008 nº5 la versión del bando franquista sobre el combate que se desarrolló el día 31 pero ahora ya sabemos por un nuevo artículo del mismo autor con toda la documentación republicana y que se publicará próximamente como se desarrollaron exactamente los acontecimientos".

Aquí tenéis el enlace directo que nos llevará a la revista Orleyl del 2008 nº 5:

Ahora a leerla muy detalladamente y luego cuando se pueda ya publicaremos los hechos según el bando republicano y así podréis tener lo historia completa.

lunes, 22 de diciembre de 2014

V Subida al Castillo de la Vall d'Uixó 2014

En conmemoración del 76 Aniversario de la Batalla del Castillo de Noguera de la Vall d'Uixó, en el transcurso de la pasada "Guerra Civil Española", la Asociación cultural MUNTANYES DE LA GUERRA "GEBAL, organiza un año má,s la subida al castillo para el dia 28.12.2014

V SUBIDA AL CASTILLO DE LA VALL D'UIXÓ
Recordad que la salida será a las 8:30 horas desde el parking de supermercado DIA, al lado de STYLSAF, en la carretera de Alfondeguilla.

En el propio castillo Carlos Mallech, componente de nuestra Asociación ofrecerá una charla-conferencia explicando los acontecimientos que tuvieron lugar en día de la conquista-perdida el 31 de diciembre de 1938

Estáis todos invitados.

NOTA:
Los participantes en la actividad deben saber que la realizan bajo su total responsabilidad, siendo uno mismo el único responsable de cualquier lesión o daño que se produjese durante el transcurso la la misma.
Recomendamos poseer licencia federativa o seguro médico que cubra cualquier accidente. 
La Asociación no se hace responsable de cualquier accidente que se produjera en el transcurso de la marcha, así se reserva el derecho de modificar el recorrido y hora de salida.


Puedes ver el vídeo: 

lunes, 8 de diciembre de 2014

NUEVAS PUBLICACIONES DE CLEMENTE GONZALEZ GARCÍA


Os pasamos la invitación que nos ha realizado Clenente Gonzalez, que va a sacar a la luz dos interesantes publicaciones sobre la Batalla del Levante que seguro que os interesarán a todos. Esperemos que como con la otra publicación, venga a nuestra localidad a presentarlos:

Estimados amigos

    Tengo el gusto de comunicar que el próximo lunes 22 de diciembre, a las 19 h, tendrá lugar en la librería ARGOT de Castellón la presentación pública de mis dos últimos trabajos de investigación. Dos libros muy diferentes pero completamente interrelacionados.
    El primero de ellos se centra en documentar, a partir de los restos materiales recuperados, los violentos combates  que ocurrieron a mediados de junio de 1938 en los montes entre Adzaneta del Maestrazgo y Lucena del Cid.
    El segundo libro se basa en fuentes documentales y engloba, además de los combates anteriores, todos los que tienen lugar entre finales de mayo y mediados de julio en una amplia franja de terreno que va desde Mosqueruela hasta la Sierra de Espadán. 
    A continuación se acompaña información más detallada de cada uno de ellos.
    Os agradecería mucho que difundierais este mensaje entre aquellos de vuestros contactos que puedan estar interesados en esta temática.

Cordiales saludos
Clemente González


La aplicación del método arqueológico junto al empleo de herramientas tecnológicas como el detector de metales para el estudio de los campos de batalla, está permitiendo a los investigadores conocer y comprender el desarrollo de episodios bélicos recientes pero casi desconocidos.
 El hallazgo, en pleno campo de batalla, del enterramiento de un soldado republicano,  dio lugar a una amplia prospección arqueológica. Gracias a lo cual ha sido posible conocer en detalle algunas operaciones militares ocurridas en los alrededores de Lucena del Cid durante el verano de 1938.
 Unos combates extraordinariamente violentos, que causaron a las tropas del general García-Valiño numerosos muertos y heridos y de los cuales, el autor deEspías y guerrilleros en la Sierra de Espadán, vuelve a sorprendernos al lograr documentar unos 3.500 objetos y casi dos centenares de estructuras relacionadas.
Parece increíble que después de 80 años, queden todavía por los montes de Castellón tantos restos materiales, y lo que es peor, tantos soldados enterrados de forma anónima e indigna.
                                                             Índice
1. Introducción  . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .. . . . . . ……. . . . . . ... .11
     1.1 Justificación . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .. . . …… . . .. .13
     1.2 Objetivos  . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .  . . . . . . . . . . . . . …….16
2. Trabajos previos  . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .  . . . . . . . . ……. . .21
     2.1 Situación, delimitación y características del terreno
           a prospectar. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .  . . . . . . . . . . . …….. . .23
     2.2 Investigación histórica. Dos combates en un mismo espacio
          con 100 años de diferencia . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .. .. ... .25
            2.2.1 Combates por Lucena, junio de 1938  . . . . . . .. . . . . ... .26
3. Prospección  . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . ..  . .35
     3.1 Equipamiento y metodología . . . . . . . . . . . . . . . . . . ... . . . ... .37
     3.2 Descripción de los trabajos  . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .. . .39
     3.3 Descripción de los hallazgos . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . …  .41
            3.3.1 Estructuras . . . . . . . . . .. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .  . .41
            3.3.2 Materiales. . . . . . . . . . . . . . . . . . .. . . . . . . . . . . . . . .  . .53
                    3.3.2.1 Sector A. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .  . . .67
                    3.3.2.2 Sector B. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . …. .75
                    3.3.2.3 Sector C. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .85
            3.3.3 Síntesis global de materiales . . . . . . . .. . . . . . . . . . . …. .92
            3.3.4 Análisis de la cartuchería recuperada  . . . . . . . . . . . .  … .92
                    3.3.4.1 Cartuchería del calibre 7,92 x 57 mm. . . . . . . . . ...95
                    3.3.4.2 Cartuchería del calibre 7,62 x 54 mm. . . .  . . ... ..101
4. Inventario gráfico de materiales. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . …. .107
5. Interpretación.. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .. .129
     5.1 Contextualización histórica y desarrollo de los combates.  . … 141
            5.1.1 La ocupación del sector.. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . ..... .142
            5.1.2 Fase a: infiltración y conquista del Gozalvo. . . . . . .  ... .145
            5.1.3 Fase b: contraataque nocturno republicano.. . . . . . .  … .149
            5.1.4 Fase c: reacción nacional contra el Tosal del Rouet. . ….155
6. Conclusiones. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . ……..163
7. Anexos. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . ....169
     7.1. La inhumación del soldado republicano.  . . . . . . . … . . . . .  .171
            7.1.1 Excavación y descripción de los restos.. . . . . . … . . . . .172
            7.1.2 Materiales asociados. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . ….. .173
            7.1.3 Conclusiones. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .  . .178
            7.1.4 Inventario gráfico de materiales. . . . . . . . . . . . . . . .. .. .181
     7.2 Combatientes nacionales fallecidos en las operaciones
           del vértice Gozalvo y del Tosal del Rouet.  . . . . . . . . . . . . ….. .185
8. Abreviaturas empleadas.  . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .. ….. .186
9. Referencias bibliográficas. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . …... .186


Ficha técnica

Formato:
15 x 21cm 
Todo a color

Nº de páginas:
188
Encuadernación:
Rústica
Fotografías:
66
Mapas y planos:
43
Gráficos:
8
Tablas:
7
PVP:
15 €


En el verano de  2011 se produjo el hallazgo de una inhumación superficial perteneciente a un soldado del ejército republicano. Ello dio lugar a una prospección arqueológica y a una amplia investigación histórica destinada a conocer la identidad de ese combatiente, su unidad y la fecha y circunstancias de su muerte.
     Este libro recoge gran parte de la documentación localizada para intentar identificar a este soldado desconocido. Una enorme cantidad de información, en su mayoría inédita hasta la fecha, con la cual ha sido posible realizar un seguimiento casi diario de numerosas unidades militares englobadas en el XXI Cuerpo de Ejército del mayor Manuel Cristóbal Errandonea y en el Destacamento de Enlace, del general Rafael García-Valiño.
    La obra incorpora numerosos mapas y abundantes panorámicas de los principales escenarios bélicos. Gracias a ellos el lector podrá conocer con precisión dónde transcurren los hechos pero también valorar el esfuerzo realizado por los miles de combatientes implicados. Muchos de los cuales yacen todavía enterrados en sus propias trincheras. Junto a todo lo anterior, el autor realiza un análisis crítico y minucioso de las fuentes, del volumen de muertos y heridos por combate, prisioneros capturados, municiones consumidas, etc. Así como diversos sucesos ocurridos en torno a las poblaciones en que se producen los combates:
Vistabella del Maestrazgo, Benafigos, Chodos, Adzaneta del Maestrazgo, Lucena del Cid, Villahermosa del Río, Useras, Costur, Alcora, Onda, Bechí, Ribesalbes, Tales, Sueras y Artana.
   Todo lo cual ha permitido descubrir, entre otras muchas cosas,  que a lo largo de este amplio territorio y hasta llegar a la Línea XYZ, el ejército de la República, estableció hasta 14 líneas de resistencia. Todas ellas fueron rebasadas por las tropas franquistas pero a costa de una elevada cantidad de bajas por ambas partes.
      Sin duda, este trabajo será una valiosa herramienta para quienes deseen conocer, con detalle, como transcurrió la guerra civil en esta zona de la provincia de Castellón. Pero también para quienes pretendan documentar e identificar, los numerosos restos -materiales y humanos-, que todavía yacen en el campo de batalla. A tal fin, la obra incorpora un anexo con una extensa relación de muertos de ambos bandos, fallecidos entre finales de mayo y principios de julio de 1938 durante los combates aquí estudiados.




Índice general   

I Cuestiones previas
1.- Introducción  . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .. . . . . . . . . . . . . . . 11
      1.1.- Investiguemos. ¿Cuándo, dónde, quien y cómo?. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 12
      1.2.- Todo empezó en Irún . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 14
      1.3.- Por el bando nacional, el Destacamento de Enlace . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .. . 16
      1.4.- Por el bando republicano, el XXI Cuerpo de Ejército . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .. . . 18
      1.5.- La importancia de la Cartografía . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 19

II Dos ejércitos entre montañas. Itinerario histórico de combates
2.- Preparativos republicanos y situación en mayo de 1938  . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . ... 23
      2.1.- De Mosqueruela hacia Linares de Mora y Puertomingalvo  . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . …... . 25
3.- Operaciones sobre Vistabella del Maestrazgo  . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 29
      3.1.- Vistabella: almacén, hospital, polvorín… y cementerio  . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .. .. . 31
      3.2.- Operaciones sobre Benafigos . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . … . . . . . . . . . . . 33
      3.3.- Causas de la mala defensa republicana . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .. . . 34
4.- El Tosal del Marinet  . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 39
      4.1.- Chodos y la Legión  . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 40
      4.2.- Peñagolosa . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .. . . 43
5.- El 31 Grupo de Asalto y sus problemas en Lucena del Cid . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 46
      5.1.- Combates en el Castellar y Loma Pinera . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .. . 48
      5.2.- Duros combates en el Hostalet y el Prat  . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .  . . . . 50
      5.3.- La Legión toma Lucena y avanza hacia Alcora . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 53
6.- Adzaneta le correspondía a García-Valiño, pero… . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .  . . 56
      6.1.- El poder de la artillería. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .  . . . . . . . 58
      6.2.- Las brigadas 69 y 32 defienden Adzaneta . . . . . . . . . . . . . . …. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .. . . . . . . . . . .. 63
      6.3.- Sin noticias por incomunicación telefónica . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 68
      6.4.- Useras, Mas D’Avall y Costur, también para la 4ª de Navarra . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 69
      6.5.- ¿Quien conquistó el vértice Gozalvo? . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .  . . 70
               6.5.1.- Fase a: infiltración y conquista del Tosal Gozalvo  . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 72
               6.5.2.- Fase b: contraataque nocturno republicano . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 73
               6.5.3.- Fase c: reacción nacional contra el Tosal del Rouet  . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 75
7.- En La Foya, “el más formidable bombardeo que se recuerda”   . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 79
      7.1.- Desaparecidos, desertores y prisioneros  . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . ... . . 81
      7.2.- Las tropas republicanas abandonan Alcora  . .. . . . . . .  . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 83

III Refuerzos para cruzar el Mijares
8.- Otras unidades que luchan en el sector . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 89
      8.1.- La independencia de las tropas italianas molesta al ejército de Franco . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 89
               8.1.1.- Organización de la Brigada Mixta Flechas Negras . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 94
      8.2.- Operaciones sobre Villahermosa del Río . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .  . . 95
      8.3.- Italianos en Lucena del Cid . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 97
      8.4.- Flechas Negras asalta el vértice Cantera . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .. . . . . . . . . . . 102
               8.4.1.- La 197 Brigada sufre un duro castigo . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .. . . . . . . . .  . 105
      8.5.- Acemileros y bombas en Lucena.  . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 106
 9.- La 108 División se incorpora en el frente de Alcora   . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 108
      9.1.- Un regular hambriento . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .  . . . . 108
      9.2.- Cuando los regulares se negaron a obedecer . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 110
      9.3.- La 108 División tropieza en Las Pedrizas . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 112
               9.3.1.- Despliegue republicano en Las Pedrizas . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .  . . . . 115
      9.5.- La Atalaya, cabeza de puente sobre El Mijares . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .  . . . . 117
      9.6.- Alcora, nueva base del Destacamento de Enlace . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .. . . . . . . . . . 123
      9.7.- La 108 División vuelve a tropezar en Ribesalbes y Fuente de la Peña . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .  . . 126
      9.8.- Códigos, claves y contraseñas . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 134
10.- La 84 División se lanza contra Bechí . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 136
      10.1.- Paso del Mijares, avance hacia el Sonella y efímera conquista del Rodaor  . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .  . 138
      10.2.- Del Rodaor hacia el Cólera . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .. . . . . . . . .. . 142
      10.3.- Peñas Aragonesas, la Rápita y el Solach . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 145
11.- Onda, un hueso muy duro de roer . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 151
      11.1.- El castillo de Onda: la mejor infantería del mundo, contra la mejor infantería del mundo . . . . . . . . .. . . . 155
      11.2.- Las bajas en Onda: republicanas, nacionales y civiles  . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .. . . 158

IV Por el valle del río Veo terminarán los avances
12.- Desde Onda hacia Tales por el flanco izquierdo . . . . . . . . . . . . . . . . . .  . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 165
13.- Desde Araya hacia Artesa por el flanco derecho . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .. . 170
      13.1.- Una comida muy explosiva . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .. . 175
14.- En la línea XYZ, las obras del palacio van muy despacio . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .. . . . . . . . . 179
15.- Asalto al vértice Órganos y toma de Artana . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .. . . . . .  . . . 182
16.- La conquista de Sueras . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . ... . . . . . .  . . 184
17.- Artana y el mercadillo de los moros . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . …. . . . . .. . 186
18.- Balance general. El coste humano  . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . …. . . . . . 189
      18.1.- Consumo de municiones . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . …. . .  . 191
      18.2.- El terreno conquistado . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . …. . . 193
Notas .  . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .  . . . . . . . … . 198

V Anexo. Relación de combatientes fallecidos durante las operaciones tratadas en este libro
      1) Ejército republicano  . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .  . …. . 212
      2) Ejército nacional . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . …. . . .. . 214
Abreviaturas empleadas . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . …..  . . 217
Referencias bibliográficas  . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . …... . . . . . 217
Índice Onomástico . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . ….. . . . 218
Índice Toponímico . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . ….. . 219


Ficha técnica

Formato:
24 x 21cm
Todo a color

Nº de páginas:
224
Encuadernación:
Rústica
Fotografías:
137
Mapas y planos:
24
Gráficos:
24
Tablas:
18
PVP:
25 €

sábado, 6 de septiembre de 2014

LA COTA 300, PUNTO CLAVE PARA LA TOMA DE CUEVAS DE VINROMÁ



Las Cuevas de Vinromá es un pintoresco pueblo de la comarca del Maestrazgo. Se trata de un puñado de casas apretujadas a los pies de una pequeña iglesia situada en un pequeño montículo a orillas del río San Miguel, en la llanura formada por las cordilleras montañosas de las Atalayas de Alcalá y de la Sierra Engarcerán. Separado 40 kilómetros de la capital de La Plana, su población es de cerca de 2000 personas, dedicándose la mayoría a la agricultura y la ganadería. Cuesta imaginar que estas estrechas calles, donde hoy en día se respira sosiego y relajación, hace 75 años se vieran envueltas en los convulsos años de nuestra Guerra Civil, concretamente en una serie de acontecimientos militares que llenarían sus calles de muerte y de destrucción, obligando a la mayoría de sus vecinos a abandonar la población.
Paseando hoy día por sus calles, apenas quedan vestigios de aquellos días de lucha fraticida: algunos viejos piquetes de alambrada oxidados en el muro de un huerto o una olvidada bayoneta, clavada en una pared a modo de estaca, para sujetar cualquier pertenencia inservible. Su cometido: el de desgarrar la carne del enemigo; pero, como nuestra memoria, aquel se ha ido perdiendo con el paso de los años. Sin embargo, basta con que ascendamos en un pequeño paseo por el alto de la Morería, al Bovalar o a las últimas estribaciones de las Atalayas para poder observar los restos de las trincheras excavadas por los dos contendientes: kilómetros y kilómetros de zanjas y parapetos que, como profundas cicatrices, recorren los campos de nuestros pueblos y aunque el tiempo poco a poco las va haciendo desaparecer, no las deberíamos olvidar para recordar qué llevó al pueblo español a tan insensata lucha.
La cota 300 es una pequeña loma situada al nordeste de Cuevas de Vinromá desde la cual se domina todo el pueblo y la llanura que lo rodea; conocida coloquialmente como “Los Colls de Plaga”, a sus pies discurre el río San Miguel, el cual se va cerrando en gargantas y estrechos pasos creando un foso natural hasta su desembocadura en el mar, a la altura de Cap i Corp. Militarmente resulta un punto muy estratégico -tanto para la defensa como para la conquista de la población que domina-, por lo que es lógico pensar que ambos contendientes se aferraran a él en una lucha encarnizada. Una tierra baldía, solo apta para el ganado y para algunos pequeños bancales de algarrobos, que costó la vida de demasiados jóvenes españoles. Su historia, como la de cientos de montes de nuestra geografía, pasa sin pena ni gloria por nuestra memoria, tan solo alterada por pequeños recuerdos contados por nuestros abuelos. Aquellas “batallitas” libradas en nuestros montes, rememoradas cientos de veces en las interminables tertulias familiares de nuestra infancia; aquellos combates entre rojos y azules, en una guerra que se nos antoja lejana e inútil.
En la actualidad, la cota 300 ha sido devastada por un pequeño incendio forestal que ha dejado visible sus cicatrices, de modo que setenta y cinco años después nos desvela sus secretos. Paseando por esta tierra calcinada, vemos los restos de las trincheras, los cráteres de los obuses, restos de latas, metralla, fragmentos de alambre de espino y balas. Las huellas de la guerra siguen vigentes en esta colina como mudos testigos de los duros enfrentamientos que sostuvieron allí los anónimos protagonistas de las “batallitas” de nuestros abuelos. Se hace difícil imaginar que entre estos surcos de tierra y estos montones de piedras se apretujasen decenas de hombres, temerosos de sus vidas, esperando que terminaran las explosiones de los obuses para enfrentarse cara a cara con el rostro de la guerra. Conozcamos, pues, a sus protagonistas a través de los restos de la batalla.


  Restos de vainas de cartuchos soviéticos de 7,62 mm, pertenecientes probablemente a las tropas republicanas.


 Restos de un proyectil de 105 mm lanzado por las tropas nacionales contra las  republicanas. Como se puede observar, los restos de los combates siguen presentes setenta y cinco años después.
 
LOS PROTAGONISTAS.

El 15 de abril de 1938 las tropas franquistas alcanzaban el Mar Mediterráneo a la altura de Vinaroz-Benicarló, cortando en dos el territorio republicano. Concluía así una de las operaciones militares más bien planeadas y ejecutadas del ejército rebelde: la llamada Ofensiva de Aragón había llegado a su fin. El alto mando franquista estaba exultante, dos años después del 18 de julio de 1936: aunque no había alcanzado la conquista de Madrid, sus tropas habían llegado al Mediterráneo, consiguiendo así cortar las comunicaciones de la República con Cataluña, de manera que todo hacía preveer que la guerra se acercaba a su fin.
La República no pasaba por uno de sus mejores momentos: el Ejército de Maniobra, al mando del coronel Leopoldo Menéndez, había sido completamente deshecho. Tras la pérdida de Vinaroz, una parte de sus unidades se había disgregado hacia Cataluña, mientras otras se aferraban en taponar el avance por la costa hacia Castellón. Todo hacia preveer que, de un momento a otro, el ejército franquista se lanzaría en tropel hacia la conquista de Valencia. La República, como ave Fénix que renace de sus cenizas, en un autentico prodigio de organización moviliza las últimas quintas, entre ellas la de 1941, llamada coloquialmente “del Biberón”; jóvenes de 17 años sin instrucción militar que serán arrojados como carne de cañón ante la vorágine de la guerra. Junto a ellos será movilizada también la “Quinta del Sac”: hombres de más de 40 años, con los ojos más puestos en su familia que en parar los fuertes ataques enemigos. Así, jóvenes imberbes y hombres mayores se mezclarán con tropas curtidas en centenares de batallas para crear una resistencia numantina; su meta: impedir a toda costa el avance hacia Valencia. Bajo el lema del Doctor Negrín -presidente del gobierno- “Resistir es Vencer”, se crearán dos líneas de resistencia para impedir el avance hacia Castellón: una primera formada por las localidades de Ares-Catí-Salsadella-Peñíscola y otra formada por las localidades Ares-Albocácer-Cuevas de Vinromá-Alcalá de Xivert-Alcocéber. Para ello se movilizará a quince batallones de ingenieros y a todo el personal civil disponible. La prensa castellonense, bajo el lema “Gotas de sudor para evitar ríos de sangre”, incita a la población civil a fortificar de manera frenética.
Frente al Ejército de Maniobra republicano se encontraba El Ejército de Galicia, compuesto por las divisiones franquistas 4ª, 55ª, 83ª y 84ª al mando del General Aranda. Las órdenes del ejército rebelde son las de avanzar tan pronto se pueda por los ejes de las carreteras que desde Vinaroz y San Mateo se dirigen hacia Castellón; para ello lanzarán a las aguerridas Divisiones de infantería 4ª y 83 contra la primera línea defensiva republicana. El ejército franquista se encuentra con una excelente moral y perfectamente pertrechado, apoyado por una gran masa artillera y protegido por un grupo de carros de combate, además de disponer de la aviación de la Legión Cóndor, la cual se está desplazando desde su base en Zaragoza a su nueva ubicación en la población de La Sénia, para desde allí poder apoyar con más eficacia el avance de las tropas franquistas hacia la capital de La Plana: la Ofensiva sobre Valencia es inminente.
En resumen, ante un disciplinado ejército que venía avanzando imparable, confiado en la victoria, presentando una unidad en sus objetivos, convencido en la sagrada misión de su cruzada y bien pertrechado y auxiliado desde la retaguardia, se enfrentaba otro que se batía en perenne retirada, mal equipado y peor abastecido, procedente en gran parte de la recluta forzosa de adolescentes y padres de familia, portadores todos ellos de una tibia moral que solo el miedo a las represalias era capaz de movilizar, formado en una minoría por idealistas que aun creían en la victoria, soldados en suma que a sus espaldas no contaban más que con una población hambrienta, castigada por la guerra y con el íntimo deseo de que aquel mal sueño terminase pronto.[1]  Y sin embargo, todavía se enzarzó en una lucha de resistencia que obligó al alto mando franquista a replantearse toda la Batalla de Levante.

LA BATALLA DE LEVANTE.
El 18 de abril de 1938, tras apenas tres días de descanso y sin preparación artillera,  la 4ª División de Navarra se lanza contra las posiciones republicanas de la Sierra de Irta. Su objetivo -despejar la carretera nacional 340 y conquistar Peñíscola- se salda con un auténtico fracaso, pues es atacada por la aviación republicana[2] y por fuerzas de la 107 Brigada Mixta republicana[3]. Esta reacción ofensiva por parte del ejército republicano desconcierta momentáneamente a las tropas franquistas, que pensaban que el avance hacia la capital de La Plana sería relativamente fácil. Por el interior, la 83 División Nacional apoyada por tres trimotores Junkers J-52 y 17 cazas, conquista la población de Tírig y avanza hacia Salsadella[4]. La guerra, inexorablemente, se acerca hacia Cuevas de Vinromá.
Tras duros enfrentamientos, el día 19 las tropas franquistas conquistarán Peñíscola y Santa Magdalena de Pulpis, pero la dura orografía de la Sierra de Irta y la tenacidad del ejército republicano ralentizan su avance. La llegada de unidades nuevas -como la 211 brigada de Carabineros, que se atrinchera en el castillo de Xivert- y la presencia de un tren Blindado, convierten el avance franquista por la carretera de la costa en un hueso muy duro de roer, por lo que se le ordena a la 83 división franquista que ataque por la carretera que desde San Mateo se dirige hacia Castellón. Ésta conquistará Salsadella el día 20, pero será detenida en el monte Encanes por fuerzas de la 79 Brigada Mixta. El tercer batallón de esta brigada será el encargado de defender esta posición situada dos kilómetros al sur de Salsadella.

COMBATES EN LOS “PEÑASCALES”.
El día 20 de abril, tropas republicanas de la 79 Brigada Mixta llegan al monte Encanes procedentes de su progresiva retirada del sector de Tírig. Su misión es constituir un centro de resistencia en esta importante cota que impida el avance franquista en dirección a Cuevas de Vinromá. Para ello, posicionará a su tercer batallón en vanguardia, ocupando las principales alturas; el primer batallón protegerá el flanco izquierdo y el segundo el derecho, quedando el cuarto de reserva. El monte Encanes pasará a formar parte del dispositivo de defensa republicano bajo el nombre de posición “Peñascales”.
A las 15:30 horas de ese día aparecen por la posición Peñascales numerosos soldados republicanos pertenecientes a la 52 Brigada Mixta, quienes se retiran desordenadamente de sus posiciones en la ermita de San José. Estas fuerzas son agregadas en un primer momento al tercer batallón, pero el mando republicano de la XIX División ordena su repliegue hacia retaguardia. Sobre las seis de la tarde, las tropas franquistas de la 83 División entran en contacto con las tropas republicanas en el vértice Encanes, entablándose un pequeño combate[5]. Al finalizar el día las tropas franquistas han sido detenidas en el alto del monte, pero han logrado conquistar la localidad de Salsadella y el vértice Pla.
Durante el día 21, las tropas republicanas de los Peñascales sufren un fuerte bombardeo a cargo de la artillería franquista pero, aun así, los ataques de la infantería son rechazados. No ocurre lo mismo en el monte la Solana, el cual es conquistado por estas fuerzas al finalizar la tarde. Las tropas republicanas del Encanes han perdido contacto con su flanco derecho y, aunque en su parte de guerra aseguran que han causado al enemigo unas doscientas bajas, las tropas franquistas sólo anotarán en su diario la pérdida de 10 soldados muertos y 78 heridos, los cuales serán trasladados al puesto de socorro instalado en Salsadella.
El día 22 se vuelve a intentar conquistar el vértice Encanes. Durante toda la mañana cientos de proyectiles estallan en las posiciones republicanas, a la vez que la infantería franquista intenta avanzar por entre las vaguadas y peñascales protegida por los disparos de sus ametralladoras. Su avance, una vez más, es detenido por las tropas republicanas. Pero, por la tarde, un batallón de tropas moras (Mehala de Gomara) efectúa una maniobra de envolvimiento por la parte izquierda del vértice Encanes con la intención de atacar por la retaguardia a las tropas republicanas. Éstas, para no verse cogidas entre dos fuegos, se retiran hacia las nuevas posiciones de Pedra Seca y el Corral de la Palmavera (meseta cota 600).[6] Al anochecer, fuerzas de la 74 y 79 Brigadas Mixtas intentarán apoderarse del vértice Solana, pero tras tres furiosos ataques no lo conseguirán.
El parte de guerra de la 79 B.M. ensalzará la labor organizativa y valentía de los chóferes de la ambulancia número 3 asignada a la 74 B.M. en su arrojo por trasladar a los heridos hasta el hospital de Cabanes.[7]
El avance de las tropas nacionales por la costa continúa siendo más dificultoso de lo esperado y, aunque el día 22 se conquista el castillo de Xivert y el día 23 su población, los días 24, 25 y 26 sufren fuertes ataques de las tropas republicanas, que intentan recuperar el terreno perdido. Prueba de la dureza de estos combates son las dos medallas militares que las tropas franquistas concederán a sus tropas[8]. La presencia en el mar de los cañoneros Canalejas y Cánovas y del minador Vulcano facilita la conquista de la Sierra de Irta por las tropas nacionales, aunque la población de Alcocéber quedará, de hecho, en tierra de nadie.
Tras los combates en el vértice Encanes, la 83 división nacional ha podido avanzar hasta la cota 600 (masía les Vaqueres). Su avance es lento y sus tropas se ven obligadas a ser constantemente apoyadas por la aviación y la artillería, pero durante los días 26 y 27 sufre fuertes contraataques a cargo de la 209 Brigada Mixta.[9]


LOS COMBATES EN LA COTA 600.
Después de los combates del vértice Encanes, Pedra Seca y el Corral de la Palmavera, las tropas republicanas de la 79 Brigada Mixta son relevadas por fuerzas de la 209 Brigada Mixta, que han llegado recientemente a este frente y se halla completa de efectivos. Su misión es contraatacar a las tropas franquistas apostadas en la meseta de cota 600 (Les Vaqueres). Esta posición fue conquistada el día 25 por tropas franquistas pertenecientes al 13º Batallón de Zamora y a la 3ª Bandera de Falange de Asturias.
El día 26, a las 12 horas, tropas republicanas pertenecientes a la 209 B.M. avanzan por el terreno cortado en bancales y sorprenden a las tropas franquistas del 13º batallón de Zamora, enzarzándose en un furioso combate cuerpo a cuerpo. Los republicanos conquistan algunas posiciones pero no toda la meseta. Sobre las tres de la tarde se vuelven a lanzar contra las posiciones franquistas pero éstas, protegidas por la aviación y la artillería, desbaratan los ataques republicanos. Por la noche, las tropas de la 209 B.M. vuelven a atacar, pero con idénticos resultados.[10]
A primeras horas del día 27, las tropas republicanas vuelven a contraatacar las posiciones franquistas, que se ven en la necesidad de ser apoyadas por dos compañías del 2º Batallón de Zamora, pues están a punto de ser desbordadas. A las 14 horas las tropas republicanas apoyadas por artillería vuelven a atacar, pero la artillería franquista frustra de nuevo el ataque. Una hora después se vuelve a contraatacar, pero el fuego de barrera de la artillería franquista impide cualquier intento de penetración, de modo que al final de la tarde las tropas republicanas se retiran y se establecen defensivamente a trescientos metros de las trincheras rebeldes.
Entre los días 28 de abril y 4 de mayo de 1938 se paralizan los combates debido tanto al fuerte temporal de lluvias que azota la zona como al agotamiento físico de los combatientes. El ejército republicano endurecerá las medidas disciplinarias, pues ha sufrido un gran número de deserciones en los últimos combates. Durante estos días, las tropas republicanas se dedicarán a la fortificación de sus posiciones. Así, fuerzas de la 209 B.M. se atrincherarán en las Vaqueras y fuerzas pertenecientes al 2º batallón de la 79 B.M. lo hará en las vaguadas -a la derecha de esta posición, hasta el Mas del Tirijà.[11]
La población de Cuevas de Vinromá es un hervidero de tropas y, por lo tanto, se  convierte en objetivo de la artillería franquista, que la somete a bombardeos continuos durante estos días[12]. La población civil es obligada a evacuar el pueblo, dirigiéndose la mayoría de sus habitantes hacia las poblaciones de Benlloch, Vall d´Alba y Castellón. Las fuerzas del cuarto batallón de carros de combate, compuesto por cuatro tanques T-26 de fabricación soviética y cinco vehículos blindados armados con ametralladoras, serán los encargados de proteger la carretera hacia Castellón. El surtidor de gasolina de Cuevas de Vinromá será incautado por las tropas republicanas para aprovisionar sus vehículos.
La noche del 3 de mayo, dos soldados asturianos desertan de las filas nacionales y advierten a las tropas republicanas de la 209 B.M. de un inminente ataque a sus posiciones. Rápidamente se distribuye entre las fuerzas republicanas doble dotación de cartuchos y de bombas mano.[13] La guerra está a solo cinco kilómetros de Cuevas de Vinromá.
 Durante estos días de caótico frenesí se producirá en Cuevas de Vinromá un hecho dramático: el asesinato de tres civiles -Rosa Sancho Nos, de 72 años; Francisco Ferrando Ciurana, de 37 y Miguel Pastor Vall, de 60- a manos, presuntamente, de soldados pertenecientes a la 209 B.M. A los dos últimos se les desvalijó la casa y después se les disparó a la cabeza[14]. Desconocemos los motivos que llevaron a este luctuoso suceso. Asimismo, también se procedió a la ejecución de varios soldados republicanos acusados de fascistas o desertores, la mayoría de ellos reclutas de reciente incorporación; éstos fueron ejecutados en el puesto de mando de la brigada, ubicado en una cueva a dos kilómetros al sur de Cuevas de Vinromá.

Dos vistas del puesto de mando de la 209 Brigada Mixta, en Cuevas de Vinromá, donde presuntamente fueron ejecutados varios soldados republicanos. En el argot militar este puesto se conocía como “la picadora de carne”.

LOS COMBATES DE LA COTA 300.
El 4 de mayo de 1938, las tropas franquistas reciben la orden de avanzar en todo el frente del Maestrazgo hasta alcanzar, en toda su línea, el foso del río San Miguel. Al amanecer de este día toda la artillería de la 83 División y de la 4ª División bombardea durante dos horas la totalidad de las posiciones republicanas. Proyectiles de todos los calibres se estrellan contra las precarias defensas republicanas. Sobre las nueve de la mañana, 34 Heinkel 111 de la Legión Cóndor bombardean la carretera de Castellón con 50 toneladas de bombas.[15] La defensa antiaérea republicana compuesta por dos baterías de cañones rusos de 76,2 mm y varios cañones Oerlikon de 20 mm no consiguen derribar ningún aparato. Tras la preparación artillera, la infantería franquista se lanza a ocupar las trincheras enemigas; en un primer momento, éstas resisten, pero al atardecer empiezan a ceder terreno. Poco a poco, las defensas republicanas van cediendo ante el empuje franquista que utiliza su artillería pesada para reducir los focos de resistencia. Las tropas de la 209 B.M. se ven desbordadas por los flancos y no les queda otra opción que retirarse progresivamente hasta la siguiente línea de defensa. Solo el vértice Calapí resiste los ataques franquistas. Allí, las tropas de la 107 B.M. soportan el empuje de la 4ª de Navarra, pero el resto del frente -desde Cuevas hasta el mar- ha cedido. En los montes de Murs la resistencia republicana ha sid

o muy fuerte, pero al final también es desbordada.
El día cinco amanece lluvioso, pero las tropas franquistas deben de proseguir su avance pues, si dan un minuto de tregua al enemigo, éste volverá a fortificarse. Toda la artillería disponible bombardea el monte Calapí o vértice Caballo; esta vez las tropas republicanas son atacadas de frente por la 4ª de Navarra y por el flanco izquierdo por tropas de la 83 División. Los republicanos se retiran, pero se combate fuertemente en el sector de la Basseta d’Animetes. Sobre la 9 de la noche el 1º batallón de Zamora y dos compañías del batallón Mehala-la Gomara se infiltran entre las tropas republicanas, cortando la carretera Alcalá de Xivert - Cuevas de Vinromá y ocupando la cota 300. Durante la noche, un fuerte contraataque republicano impide la total ocupación de esta importante cota por parte de las tropas franquistas.
Durante el día seis, las tropas rebeldes ocupan en toda su extensión el foso del río San Miguel, con la excepción de una pequeña loma al Este de la localidad de Cuevas de Vinromá, que pasará a los anales de la historia militar como la Cota 300. Todo el ejército republicano -salvo el cuarto batallón de la 79 B.M.- se encuentra parapetado en las excelentes defensas del río San Miguel; éstas han sido construidas por batallones de fortificación y personal civil mientras se estaba combatiendo en las Vaqueras, en Murs, en Irta, y ahora tras ellas se lame sus heridas y se presta a una defensa a ultranza para impedir el avance franquista hacia Valencia. La llegada al foso del río San Miguel ha costado más de 200 bajas, entre muertos y heridos, al Ejército Franquista en sólo tres días de combate. Por su parte, el Ejército republicano ha registrado en este mismo período de tiempo más de 150 prisioneros y un número considerable de muertos y heridos, pero ahora se encuentra en una posición defensiva muy fuerte y se obstinará en la conquista de la cota 300 para impedir la caída en manos franquistas de la población de Cuevas de Vinromá, pues sabe que mientras disponga de tropas en esa cota la conquista de la población es imposible.
El goteo de prisioneros y evadidos del ejército republicano es constante en estos días. Así, por ejemplo, una sección de cinco hombres de la sección de transmisiones de la 6 División, con el pretexto de recoger el cable de comunicación con la 107 BM, se esconden en una alcantarilla de la carretera Alcalá-Cuevas y al anochecer se entregarán a las tropas nacionales del 2º Batallón de Argel que ocupan la cota 300. Tambien se pasa a las fuerzas franquistas el sargento de sanidad de la 107 B.M. Antonio Villaplana López, el cual informa que dicha brigada solo dispone de una ambulancia con cuatro camillas y que ha tenido unas 300 bajas en siete días de operaciones. Para evitar estas continuas deserciones, el ejército republicano endurece constantemente las medidas disciplinarias procediendo al fusilamiento a la más mínima indisciplina. Un detalle de la misma nos viene referido en un escrito del comisariado de la 79 B.M. en el cual denuncia a la superioridad que: dos soldados y un cabo del cuarto batallón sin la debida autorización abandonaron sus parapetos y entablaron conversación con el enemigo pudiéndole facilitar de este modo cierta información que afecte a nuestra victoria final. A raíz de lo anterior, exige el relevo inmediato de la compañía que ocupa la posición contigua al enemigo y que estaba presente en dicha parlamentación, la degradación del comisario político de dicha compañía y el fusilamiento del cabo Librado Carrillo Chica como autor del delito de alta traición.[16] Ignoramos si se cumplió la orden de fusilamiento. Asimismo, el parte de comisariado del cuarto batallón de la 79 B.M. informa sobre la detención de dos soldados heridos por autodisparo y otro por haberle encontrado 12.350 pesetas, que dice haberlas encontrado en una masía y sin embargo no las había entregado. Tal vez estos soldados fueron los que acabaron ejecutados en el puesto de mando de la 209 B.M.[17]
Durante los días 6 al 10 de mayo el frente permanece tranquilo, solo alterado por los continuos bombardeos de artillería, dedicados a hostigar los trabajos de fortificación de ambos contendientes. Las tropas de zapadores franquistas instalan alambradas portátiles, a modo de caballos de Frisia, delante de sus trincheras y en una extensión de ciento cincuenta metros. Asimismo, las tropas republicanas localizan la construcción de dos puestos de fusiles ametralladores en los flancos de las posiciones de la cota 300.
A las 6 de la madrugada del 11 de mayo empieza una fuerte preparación artillera sobre las posiciones franquistas de la cota 300. Las tropas de la 3ª Bandera de Falange de Asturias y la 3ª Bandera de Falange de Galicia empiezan a recibir cañonazos procedentes de las baterías republicanas de 76.2 mm y 105 mm instaladas en las cercanías de Villanueva de Alcolea. Al mismo tiempo varios carros de combate T-26 y vehículos blindados pertenecientes al 4º Batallón de carros de combate cruzan la población de Cuevas de Vinromá y ataca por el flanco derecho a las tropas franquistas. Inmediatamente después, sobre las ocho de la mañana la infantería republicana se lanza al asalto: las tropas del cuarto batallón de la 79 B.M. avanzan rápidamente y llegan hasta las alambradas enemigas, entablándose una feroz lucha en la que las granadas de mano estallan por doquier. La artillería franquista responde al ataque y comienza a bombardear a las tropas republicanas con artillería de 75 mm, 105 mm y 65 mm ubicadas en la vaguada al oeste del vértice Caballo, cerca de la masía del Paresant. A pesar de esta fuerte presión artillera, las tropas republicanas poco a poco se apoderan de las primeras trincheras nacionales y, a pesar de sufrir fuertes pérdidas, no cesan en su empeño de ocupar toda la posición enemiga.
Sobre las 13:30 horas, dieciséis aparatos republicanos ametrallan las posiciones nacionales[18], lo que favorece que la infantería republicana conquiste nuevas trincheras franquistas en la cota 300, capturando dos fusiles ametralladores Fiat y varios mosquetones, así como a un soldado herido en la espalda.[19] Alrededor de esta hora, la artillería franquista concentra sus fuegos sobre la unidad de tanques que intenta avanzar por la carretera Alcalá-Cuevas, obligándolos a retroceder. Sobre las 17:30 horas, las fuerzas franquistas de las banderas de Falange apoyadas por el batallón de infantería de Argel intentan reconquistar las posiciones perdidas. Apoyados por la artillería las tropas franquistas contraatacan fuertemente a las ya menguadas fuerzas republicanas que, aunque se han instalado en las trincheras enemigas, son definitivamente desalojadas de ellas, retirándose a sus posiciones de partida.

Recordatorio de un falangista muerto en la cota 300. Demasiada sangre derramada por un pedazo de tierra que los dos bandos se obstinaron en mantener.

Al oscurecer, las tropas de la 3ª Bandera de falange de Asturias[20] y de Galicia[21] son relevadas por el Regimiento de Infantería de Argel nº 27; sus bajas se acercan al 50 por ciento de sus efectivos: 30 muertos y 137 heridos. En consecuencia, el mando franquista ordena su relevo. Las banderas reciben como recompensa la Medalla Militar Colectiva (Orden de concesión de 13 de marzo de 1939 B. O. numero 79).[22]
Fernando Martínez Grana en su obra “Estelas de José Antonio. La tercera Bandera de Asturias” relata así los hechos:
Han caído hechos trizas, pero no capitularon, y es que no podían ser de bronce, pero tampoco fueron de cera. Alguien empleó el símil de que eran como el vidrio. Exactamente. Se despedazaron mil veces sin esperanza de reconstrucción de vida, pero jamás se rindieron, ni entregaron, ni consintieron pactos; jamás se doblan.
Corría la noche del 10 de mayo, sobre la también llamada “loma Verde” una selva de fusiles y bayonetas, envueltas en una oscuridad profunda…
Continuamente reventaban nuestras trincheras, volaban sus elementales reductos…
Lucha horrible cuerpo a cuerpo. Todo el sector arde en explosiones. La cota 300, centinela celoso que eleva la punta de su bayoneta al cielo, queda materialmente teñida de rojo por la sangre derramada…
No se lucha simplemente contra una masa superior en número, sino contra todos los elementos de guerra más destructivos y modernos, inútilmente empleados. Veintitantos aviones en vuelo incesante vomitando explosiones que revientan a nuestra “Loma Verde” en surtidores gigantescos de metralla y carne quemada…
La cota 300 se mantuvo durante todo el tiempo envuelta en penachos de humo y nubes de polvo…
Son los falangistas valerosos de la 3ª Bandera de Asturias con su centuria de Pravia y con ellos otros camisas azules de Galicia, curtidos por la lucha del Escamplero y San Claudio…

Restos de una granada de mano que no llego a estallar, prueba inequívoca de la dureza de los combates. Fotografía del autor.

Plan de fuegos de la artillería franquista para batir la cota 300. Se pueden identificar una batería de 105/22, dos baterías de 65/17,  una batería de 75 mm y una batería de obuses del 105/11 -las tres primeras en la vaguada al oeste del vértice Caballo, cerca de la masía del Paresant, y las dos restantes en la carretera Salsadella-Cuevas, a la altura del empalme con la carretera de Tírig.

Los republicanos, según fuentes franquistas, dejan en el campo de batalla más de doscientos cadáveres y abundante material. Numerosos cadáveres de soldados republicanos que no han podido ser evacuados se quedarán entre las vaguadas descomponiéndose; sólo al final de los combates, cuando la gente de Cuevas de Vinromá vuelva a sus hogares, personal civil anónimo dará sepultura en las mismas trincheras a los restos que aún queden.

Dos imágenes de las posiciones republicanas en la cota 300 vistas desde las primeras trincheras de las posiciones nacionales. La fotografía superior nos muestra el flanco izquierdo; éste estaba batido por las ametralladoras del batallón de Zamora y el avance de la infantería resultaba imposible. La fotografía inferior nos muestra el flanco derecho de la cota, por donde asaltó la infantería republicana las trincheras nacionales, cubriendo su avance por las barrancadas que desciende hacia Cuevas de Vinromá. Fotografías: Ángel Monreal.

Dos fotografías de las trincheras nacionales de la cota 300. Estas fueron las primeras defensas que conquistaron los republicanos, y que luego tuvieron que abandonar ante el contraataque del Regimiento de Argel. Delante de las trincheras se encontraba la alambrada; en un primer momento se trataba de una simple empalizada de alambre de espino, pero al final de los combates llegó a tener hasta tres líneas de piquetes. Los numerosos restos hallados de metralla y de pedazos de granadas de mano atestiguan la tremenda dureza de la batalla.
Fotografías: Ángel Monreal.


Durante los días 12, 13 y 14, la situación en la cota 300 es de tranquilidad relativa, dedicándose los soldados de ambos bandos a perfeccionar sus defensas y reabastecerse de munición. Aun así, todos los días se produce algún que otro bombardeo de artillería y disparos de mortero contra la cota 300 y la localidad de Cuevas de Vinromá, la cual se encuentra abandonada por la población civil, y por la que sólo circulan algunos soldados encargados de proteger el movimiento de los tanques republicanos. Según informes franquistas sobre declaraciones de prisioneros republicanos, la población se halla saqueada y abandonada.
Un informe de la 79 B.M. emitirá sobre las defensas franquistas: Se aprecian alambradas de un metro de altura y tres de fondo, constando dicha alambrada de tres líneas entrecruzadas. Una trinchera con muro de piedra y encima sacos terreros hasta cubrir casi la altura del tirador.
La 4ª División de Navarra pasa entonces a trasladarse al sector de Catí, mientras que la 83 División se encargará de proteger defensivamente todo el sector que va desde Cuevas de Vinromá hasta el mar.
El 15 de mayo vuelve a ser un día sangriento en la cota 300: a las 6 horas  empieza una fuerte preparación artillera sobre las posiciones nacionales. Al mismo tiempo, el 4º batallón de carros de combate y tropas de infantería intentan avanzar por la carretera Cuevas-Alcalá para envolver el flanco derecho de la cota 300. También es bombardeado con artillería el flanco izquierdo de la cota 300, protegido por el 13 batallón de Zamora, el cual empieza a sufrir bajas. Esta vez es el 2º batallón de la 79 B.M. el que se tiene que lanzar al asalto de las trincheras enemigas de la cota 300, denominada por los republicanos “El Atajo”. Por dos veces las tropas republicanas llegan a poner pie en las trincheras defendidas por los franquistas, quienes se ven en la necesidad de ser reforzados con los restos de la 3ª Bandera de Falange de Galicia. Sobre el mediodía se combate cuerpo a cuerpo en el interior de la posición, pero la irrupción de los aviones de la Legión Cóndor en servicio de ataque en cadena desbarata todo intento de penetración republicana. Las tropas de la 79 B.M., ante el ataque de la aviación y la lluvia incesante de proyectiles de mortero, se retiran a sus posiciones de partida, dejando en el campo de batalla -según fuentes franquistas- 68 cadáveres y numerosos heridos.
Por su parte los nacionales deben lamentar la pérdida de 11 muertos y 107 heridos, entre ellos un capitán y un alférez del batallón de Argel, resultando también herido de consideración el capellán castrense de la 3ª Bandera de Galicia José Fernández Parada, al cual concederán la medalla militar (orden de concesión 21 de mayo de 1938 D.O. número 580) por animar a sus hombres y a los del Batallón de Argel a pesar de las heridas recibidas.[23]
La dureza de los combates empieza a hacer mella en los combatientes; así, el 16 de mayo tres soldados pertenecientes al 2º batallón, 314, de la 79 B.M. desertan y se pasan a las fuerzas franquistas por el sector de Cuevas de Vinromá.[24] Por su parte, las tropas franquistas también anotan en el parte de operaciones relativo al día 17 la presencia de un desertor en sus filas: el cabo Manuel Fernández Rodríguez, perteneciente a la tercera bandera de Asturias.[25]

Antonio Blanquer Miralles, natural de Alcoy. El 15 de agosto de 1937 se incorporó al Ejército Popular de la República, partiendo desde Alicante a Jaén el 10 de septiembre de 1937. El 18 de abril de 1938 es trasladado a Castellón, para frenar el avance franquista hacia la capital de la Plana. El 15 de mayo fallece en el ataque efectuado en la cota 300 al frente de un pelotón de soldados del que era cabo. En el momento de su muerte estaba encuadrado en la 4ª compañía del 2º Batallón, 314, de la 79 Brigada Mixta. Su cuerpo nunca fue recuperado.
Fotografía facilitada por Ana Gisbert de Elio. Sobrina-nieta.

En la madrugada del día 18 de mayo, fuerzas de la 79 B.M. intentan un golpe de mano sobre las posiciones nacionales de la cota 300. Sobre las 2 horas, y observando que hay movimiento en las trincheras enemigas, una compañía republicana ataca la posición enemiga con bombas de mano; su misión: la de capturar prisioneros para obtener información sobre las actividades enemigas. Las tropas franquistas que se encuentran trabajando en las defensas de primera línea se defienden con granadas de mano, y la artillería y morteros nacionales bombardean intensamente tanto la población de Cuevas de Vinromá como las vaguadas del río San Miguel.
El parte de operaciones de la 79 B.M. emitirá: No se pudo conseguir, a pesar de todos los esfuerzos, capturar ni un soldado enemigo, ya que nuestros soldados solo llegaron a unos 5 metros de las trincheras de las que no salió el enemigo, pues repelió el ataque lanzando rápidamente gran cantidad de bombas de mano y fuego de morteros.
El ataque se salda con diez bajas republicanas -no menciona el parte si son muertos o heridos-, y aproximadamente unas veinte entre las fuerzas de fortificación. Las tropas franquistas lamentarán como resultado del golpe de mano la muerte de un alférez y dos soldados, así como también 10 soldados heridos.[26]

 Restos de trincheras republicanas en la cota 300. La fotografía superior nos muestra las trincheras que protegían el flanco derecho republicano en dicha cota, amenazado por las tropas del 13 batallón de Zamora.
En la fotografía inferior, los restos de un refugio republicano en la cota 300. Los soldados debían pasar los largos bombardeos artilleros metidos en estos refugios para protegerse de las explosiones. En tiempo de lluvia estos refugios se solían llenar de agua, siendo necesario extraerla paro no coger enfermedades y poder descansar con un mínimo de comodidad.
Fotografías: Ángel Monreal.

Sobre las 7 horas, una veintena de Junkers JU-52 bombardean los alrededores de la masía Villaplana y alrededores de Torre D´Endoménech, ametrallando la carretera de Castellón[27] sin notables resultados. La artillería antiaérea republicana reacciona, pero no logra derribar ningún aparato.
Durante el resto del mes, la situación en Cuevas de Vinromá y la cota 300 es de relativa tranquilidad, esto es, se producen los acostumbrados bombardeos de artillería realizados por ambos contendientes y los vespertinos tiroteos desde las posiciones enfrentadas, que ocasionan un goteo incesante de heridos y de muertos.
El 11 de junio de 1938, las tropas nacionales ocupan por fin las trincheras republicanas de la cota 300 y la población de Cuevas de Vinromá. Los republicanos las habían abandonado el día anterior ante el peligro de verse embolsados por los avances franquistas hacia la localidad de Borriol. Tras dos meses de sangrientos combates la guerra llega a la capital de La Plana.
La cota 300, tras un mes y medio de combates, es un sitio árido, quemado y desolado. Las explosiones de los obuses han levantado enormes cráteres por doquier, las trincheras de los dos combatientes han cicatrizado toda la montaña y por todas partes hay municiones, bombas sin estallar, latas vacías de comida, alambradas rotas y, aquí y allá, algún resto humano que ha quedado por enterrar y que no deja de recordárnos el precio humano que cada guerra tiene.

Restos de una granada de mano modelo Lafitte. 75 años después, los restos de la guerra siguen vigentes en la cota 300, como recuerdo de la dureza de los combates allí entablados.
En la página siguiente, tres fotografías de diferentes huellas de la Guerra Civil en la cota 300: restos de alambrada, de una granada Lafitte y un vaso de un proyectil antiaéreo soviético de 76,2 mm utilizado por los republicanos.



Artículo de:
José Vicente Moya Julve.


[1] Fuertes Palasí Juan, Mallench Sanz Carlos. LA BATALLA OLVIDADA. Ediciones Divalentis 2013. Página 91.
[2] Moya Julve José Vicente. ALCALÁ DE XIVERT Revolución, Guerra y Represión. Ediciones Centre d´Estudis del Maestrat. 2005. Página 95. El bombardeo fue llevado a cabo por la 3ª escuadrilla de chatos  I-15, averiando tres tanques y matando a numerosos animales de carga -en concreto, 29 mulos y 3 caballos.
[3] Esta brigada había sido desplazada desde el frente de Madrid para taponar el avance franquista por la costa en dirección a Castellón. Se hallaba instalada en las primeras estribaciones de la Sierra de Irta y apoyada por un pequeño grupo de carros blindados T-26.
[4] Servicio Histórico Militar de Ávila. Documentación de la 79 Brigada Mixta. Armario 76. Legajo 1222. Carpeta 4.
[5] SHMA. A.79, L.1200, C. 4
[6] SHMA. A.37, L.3, C.20.
[7] Los chóferes de esta ambulancia eran el cabo Diego Álvarez López y el soldado Andrés Arguiñosa Funes. Al parecer, era la única ambulancia disponible en este momento en el frente; el resto de heridos eran transportados en artolas a lomos de mulos.
[8] Las medallas militares individuales se concederán al cuarto batallón del regimiento Bailen nº 24, en las personas de Julián Sánchez Infantes y José Carballeira Guerrero por su valor en los combates acaecidos el día 24 de abril en los montes de Murs.
[9]González García Clemente. LAS ÚLTIMAS HORAS DEL EJERCITO REPUBLICANO EN CASTELLON. Ediciones. Pata Negra 2012. Páginas 187-189. La 209 Brigada Mixta llegó el día 23 de abril a Cuevas de Vinromá y dos días después se encontraba combatiendo en las Atalayas de Alcalá contra la 83 División Nacional. Al parecer, esta unidad poseía un marcado carácter comunista, pues procedía de la División del Campesino y según declaración de testigos se vio envuelta en el asesinato de tres civiles en la población de Cuevas de Vinromá.
[10] SHMA. A.37, L.3, C.19, D.2.
[11] SHMA. A.76, L.1222, C.4.
[12] El parte de operaciones de la 79 Brigada Mixta anotará el día 1 de mayo: Ligero bombardeo de artillería sobre la población de Cuevas de Vinromá a las 17 horas.
[13] Moya Julve J. V. Alcalá de Xivert… página 143.
[14] González García Clemente Las últimas horas… página 188.
[15] Salas Larrazábal Jesús. Guerra Aérea III. Ediciones IHCA. Madrid 2001. Página 172
[16] SHMA. A.76, L.1222, D.1. Estos hechos ocurrían el 8 de mayo de 1938, cuando los parapetos de la cota 300 estaban separados prácticamente por sólo cien metros de distancia.
[17] SHMA. A.76, L.1222, D.2. No tenemos documentación relativa a si estas personas fueron ejecutadas o no, pero no sería de extrañar, pues la mutilación por autodisparo estaba castigada con la pena máxima.
[18] Se trataba de una escuadrilla de I-15 Chatos apoyados por la 1ª y 3ª escuadrilla de I-16 Moscas.
[19] El prisionero en cuestión se trata de Toribio Margareto Pérez, de 21 años de edad y natural de Media de Rioseco, perteneciente a la cuarta centuria de la 3ª bandera de Falange.
[20] La 3ª Bandera de Asturias, fue creada el 2 de mayo de 1937 en el frente de Asturias en las posiciones de Cudillero sector de Genestoso.
[21] Se organiza esta Bandera en el mes de octubre de 1937 en la plaza de Tineo (Asturias) a base de cuatro núcleos de Milicias ya existentes: Batallón de voluntarios de Pontevedra, 2ª Compañía de Milicias Nacionales de Vigo, 7ª Bandera de Falange de La Coruña y una centuria de la 1ª Bandera de Falange de Oviedo.
[22] Casas de la Vega Rafael. LAS MILICIAS NACIONALES 2. Editorial Nacional. Madrid 1977. Página 610.
[23] SHMA. A.37, L.3, C.20, D.3.
[24] SHMA. Documentación relativa a declaraciones de prisioneros y evadidos. Los desertores son tres jóvenes naturales de Esparragosa de Lares (Badajoz): Antonio Castejada Delgado, Alfonso Sánchez Roncero y Antón Gil Blanco, todos pertenecientes al servicio de intendencia del 2º batallón de la 79 BM. Se escondieron todo el día en una cueva, y por la noche cruzaron las líneas enemigas sin armamento. 
[25]SHMA. Parte de operaciones de la 83 División Nacional relativo al 17 de mayo de 1938.
[26] AHMA: el alférez fallecido se trata de Emilio Cabezón, perteneciente al 13º Batallón de Zamora. Los heridos pertenecían tres al Batallón de Argel, dos al 13º de Zamora, dos a la Bandera de Galicia y dos más al Batallón de Zapadores.
[27] AHMA. A. 76, C.4, L.1222, D.1.